¿Página web o redes sociales? ¿Por dónde empiezo? - León Brand Design

¿Página web o redes sociales? ¿Por dónde empiezo?

Ya tengo mi idea de negocio, o mejor aún ya estoy comercializando mis primeros productos y servicios, y entonces surge la pregunta ¿Qué es mejor abrir mis redes sociales o poner una página de internet?

La respuesta correcta depende del tipo de negocio que se esté creando, a continuación se describen los escenarios en los que es mejor cada una de estas opciones.

Empezar por Redes sociales

Casi no hay negocio que no deba tener una red social al principio como canal de comunicación, lo crucial es saber con cuál comenzar.

Facebook

Es la más popular y la que inmediatamente viene a la mente al momento de abrir o montar un negocio. Esta red social es recomendable para todos aquellos negocios donde la interacción o seguimiento con el cliente se fundamental para la comercialización del producto.

Aunque hay excepciones podemos decir que cualquier negocio que pueda estar en un local comercial debe tener una página de Facebook. A qué nos referimos con esto, a que cualquier giro comercial que esté, haya estado o considere estar en un local físico donde llegue la gente, es el candidato más natural a abrir una página de facebook.

Basta con salir a la calle y ver cualquier calle con negocios para darnos una idea: estéticas, restaurantes, talleres mecánicos, escuelas de baile, tiendas de mascotas y un largo etc. Todas estas tiendas requieren de visibilidad y de circulación de prospectos, ya sea de manera física o virtual.

A través de una página de Facebook podrá tanto ofrecer sus servicios e información así como canalizar cualquier eventualidad que pudiera surgir en su desempeño. En general es un buen termómetro tanto para la gente como para el comerciante los comentarios y preguntas que se dejan en esta red.

¿Cuales podrían NO considerar abrir un perfil de Facebook? Aquellos cuyo servicio sea un tanto más genérico o de comodities. Es decir, aquellos que comercializan productos donde no se puede controlar la calidad directa del producto y poco se puede innovar en atención. Por ejemplo tienditas, carnicerías, papelerías, tortillerías y similares.

También quedan descartadas aunque no del todo, despachos y consultorías cuyo servicio es entregado de manera final en un documento archivable, y que además no requieren de un local si no de una oficina. Como despachos contables, de abogados, notarías, etc. Pudieran hacerlo siguiendo una estrategia bien estructurada, de otro modo un buen rankeo en Google y su plataforma de anuncios es lo ideal para este giro.

Instagram

Regresando a la analogía del principio, Instagram es ideal para todos aquellos negocios que pudieran estar dentro de un centro comercial. O bien, estén relacionados con el ocio, como podrían ser boutiques, nuevamente restaurantes, artículos de belleza, muebles, spas, hoteles, centros deportivos, etc.

Cuanto más fotogénico sea tu producto o el resultado del mismo, esta red es la más indicada para ello.

Linkedin

Esta red pensada para los negocios funciona sobre todo como un buscador de talentos y empleo, para empresas también presenta algunas ventajas. Pero la realidad es que si no se tiene el conocimiento especializado de la plataforma y presupuesto para hacerla crecer, sus resultados pueden ser escasos y de tiempo prolongado para recibir resultados.

Es indispensable abrirla para cualquier empresa de carácter corporativo, que aunque no busque un posicionamiento o generación de prospectos inmediatos, si desea tener presencia y construir una base de contactos a fuego lento.

Twitter

Esta red está más sugerida para experto en un tema o líderes de opinión. Si bien cualquiera pudiera abrir un perfil, es más sugerido para profesionistas independientes que busquen destacar su marca personal.

En las empresas, este canal funciona más como servicio de atención al cliente, ya que suele ser el medio por el que muchos contactan para mandar una queja.

Youtube

La más compleja de todas, pero también a la que más desean entrar y la que puede llegar a generar mejores dividendos. Casi cualquier tipo de negocio puede utilizar un canal de Youtube.

Sin embargo la clave del éxito se encuentra centrada en dos puntos fundamentales, la creación de contenido y el valor de producción.

La creación de contenido se refiere a desarrollar un contenido realmente de valor para el usuario, que interese y enganche. Y aquí entran en juego el conocimiento del tema del que se habla, la manera de sintetizarlo o cortarlo en pequeñas piezas o videos que mantengan activo un canal.

En este mismo rubro se encuentra la manera en que se comunica, ya sea mediante solo voz con locución o bien que una persona sea el eje del canal y que con su carisma atraiga la gente necesaria para crear una base de suscriptores sólida.

Y el segundo factor, el valor de producción; se refiera a la calidad de lo que se ve en pantalla. Y aquí entran factores como la cámara e iluminación con que se graba, el espacio donde se graba y en general cualquier elemento de producción como el audio, maquillaje, vestuario, etc.

Y por otro lado la post-producción, que incluye cosas como la edición, musicalización, gráficos, animaciones y la planeación del contenido para próximas emisiones.

Todo lo anterior hace de esta red la más difícil de dominar cuando no se tiene experiencia propia.

¿Cuándo empezar por una página web?

A la inversa de lo que requieren los negocios que se mueven a través de la circulación de gente por un local, un negocio que se despacha desde una oficina es candidato natural a comenzar por una página. Puede llegar a tener redes, pero la prioridad será una página web que funcione como folleto de 24hrs. con la descripción de los productos y servicios.

Ya lo mencionamos en los párrafos anteriores, despachos, consultoría, corporativos, instituciones, etc. Deben comenzar por una presencia sólida en la web y las búsquedas de Google, y una vez concretado este paso pueden dar el siguiente abriendo la red que más comulgue con sus objetivos comerciales.

Lo más importante al abrir una red

El error de muchas empresas es que cuando abren una red piensan que la tarea terminó ahí, abrirla y postear cualquier cosa un par de veces al mes o en el día de la madre y navidad.

No hay peor carta de presentación que entrar en Facebook o Instagram cuya última publicación data de hace 6 meses. El compromiso al abrir una de estas plataformas es mantenerlas frescas y con vida propia, y para ello se requiere toda una estrategia digital que arroje los resultados comerciales que se buscan.

Por ello, más que preocuparse por qué canal debemos comenzar hay que ocuparse de que aquel que abramos tenga contenido frecuente y de calidad que nos ayude a lograr un mejor posicionamiento en nuestro mercado.

Arturo León
Arturo León
https://leonbranddesign.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.